Mejores discos de ROCK y METAL del 2020

Como todos sabemos, el 2020 no ha sido un año para nada común, horrible para muchos y no tan malo para otros. Ha sido un año en el que la industria musical se ha visto muy afectada ya que ha sido casi imposible realizar conciertos. A pesar de todo, las agrupaciones han logrado publicar discos que nos han ayudado a llevar todo lo sucedido de una mejor forma. Debido a la cantidad de discos que han salido, se han quedado por fuera algunos discos importantes que no llegué a escuchar. Después de esta introducción, te invito a leer la lista sin orden específico con los mejores discos de rock y metal del 2020 y a dar tu opinión sobre esta al final del artículo.

What The Dead Men Say / Trivium

Empiezo el artículo con uno de los discos que más he escuchado de la lista, el maravilloso noveno álbum de estudio de la banda Trivium. Las once canciones que lo conforman brillan por si solas, todas llegan a ser memorables y muy disfrutables. Este trabajo es un digno sucesor de The Sin and the Sentence de 2017, siendo posiblemente los dos mejores trabajos de una banda que va haciendo las cosas cada vez mejor con cada disco que sacan. Continuando con la dinámica de mi artículo anterior de lo mejor del año, destacaré tres canciones por álbum y en este caso son: What The Dead Men Say, Catastrophist y Amongst The Shadows & The Stones. También, te recomiendo leer mi análisis canción por canción sobre este trabajo que no tiene pérdida alguna: Crítica de What The Dead Men Say.

Hunter Gatherer / Avatar

Continuando con la lista, es turno de hablar sobre otro disco que he escuchado incontables veces desde su lanzamiento en agosto. El octavo LP de la banda sueca llega con una interesante propuesta con la que dificulta la tarea de clasificarlos en un género específico. A diferencia de sus dos álbumes anteriores, este no es un disco conceptual y cada una de sus canciones es una experiencia diferente, algunas incluso son experimentales. El disco contiene diez canciones, en las siete primeras mantiene un ritmo y dinámica excelentes que no están tan presentes en las tres últimas, pero eso no impide que sean disfrutables a su manera. Para finalizar, tras una difícil decisión, las tres canciones más importantes de este material son: A Secret Door, Scream Until You Wake y Child.

Spectres from the Old World – Dark Fortress

El octavo disco de estudio de esta banda alemana nos trae un black metal melódico de alta calidad. A decir verdad, nunca había escuchado esta banda, pero este primer contacto con su música no me decepcionó para nada y me dejó con las ganas de escuchar el resto de sus álbumes. Este álbum propone unas muy buenas atmósferas oscuras, riffs potentes y memorables y un muy buen equilibrio entre piezas aceleradas y otras más lentas sin perder lo pesado y oscuro en ningún momento. La voz gutural y desgarrada es muy destacable y cumple totalmente con el ambiente del disco, aunque tampoco se puede pasar por alto la breve presencia de voz limpia que llega de manera imponente y da un excelente toque. De nuevo, una decisión difícil destacar solo tres canciones, sin embargo, me quedo con: Pali Ake, Pazuzu y Pulling at Threads.

Moment – Dark Tranquility

Este álbum es el número doce de esta banda, siendo una de las agrupaciones con más trayectoria del death metal melódico. No me puedo permitir la comparación con sus trabajos anteriores ya que conozco muy poco al respecto, pero después de escuchar este disco definitivamente quedé con ganas de escuchar más música de esta agrupación. El trabajo instrumental en este disco es sublime, las melodías son hermosas y los arreglos de teclado se puede decir que son la cereza en el pastel de este material. También, el trabajo vocal es muy destacable, desde la clásica voz gutural hasta la elegante voz limpia, cada recurso utilizado por el vocalista queda perfecto en cada una de las canciones. Las doce canciones me encantaron, pero me parece que las mejores en este disco son: Phantom Days, Ego Deception y A Drawn Out Exit.

Ballistic, Sadistic – Annihilator

El nuevo disco de la banda canadiense era uno de los más esperados al iniciar el año, lo que había escuchado de la banda me había dejado con altas expectativas. Al escucharlo no me decepcioné para nada, el trabajo presenta un excelente thrash metal que no deja nada que desear. Una excelente ejecución en los instrumentos por parte de todos los integrantes de la banda hace que este disco entre en esta lista. En el caso de este álbum las canciones que mas destaco son: Armed To The Theeth, Psycho Ward y The End Of The Lie. Por último, te invito a leer mi reseña sobre este destacable trabajo de Annihilator: Crítica de Ballistic, Sadistic.

Vökudraumsins fangi – Auðn

Otra de las bandas que descubrí este año gracias a su nuevo material es Auðn, una agrupación proveniente de Islandia. Este álbum es su tercer trabajo de estudio, el cual nos presenta un black metal de muy alta calidad y posiblemente con menos popularidad de la que merece. Su sonido cuenta con atmósferas muy oscuras y depresivas, melodías llenas de melancolía y un trabajo rítmico altamente destacable. Otro elemento a resaltar es el brutal trabajo del vocalista que con su voz sumamente desgarrada transmite un increíble sentimiento de sufrimiento, logrando a la perfección lo que busca este estilo de metal en específico. Las canciones que más me gustaron en este interesante disco fueron: Einn um alla tíð, Drepsótt y Vökudraumsins fangi.

Genesis XIX – Sodom

Una de las bandas más legendarias del thrash metal volvió en 2020 con su álbum número 16. El nuevo material de estos alemanes viene cargado con excelentes riffs, un potente trabajo de batería y unos violentos pero memorables estribillos. Este álbum demuestra que a pesar de tener cierta edad y una muy larga trayectoria los grupos clásicos pueden seguir brindando música con mucha energía y calidad. En el año 2019 tuve la oportunidad de verlos en vivo y este disco sumado a la sequía de conciertos aumentaron exponencialmente mis ganas de repetir la experiencia, sin duda alguna escuchar las canciones de este disco en vivo debe ser extraordinario. Las piezas que destaco en esta maravilla del thrash metal son: Sodom & Gomorrah, Glock ‘n’ Roll y Waldo & Pigpen.

Dance with the Devil – Burning Witches

El tercer disco de la banda suiza nos regala un muy buen heavy metal con ciertos toques de power y thrash en algunas ocasiones. Trabajos como este consolidan cada vez más la presencia femenina en el mundo metalero, definitivamente las cinco integrantes de esta agrupación saben hacer este tipo de música de una excelente forma. Este álbum tiene una propuesta muy interesante ya que se logra un sonido clásico pero al mismo tiempo tiene un aire fresco, dando un buen equilibrio y un mejor sonido. Continuando con lo dicho, ciertos puntos del disco se pueden llegar a sentir como un homenaje a grupos clásicos y esto se confirma con la última canción del disco, la cual es un cover de Manowar. En esta ocasión, los temas destacados son: Lucid Nightmare, Dance with the Devil y Wings of Steel.

Vredesvävd – Finntroll

El álbum número siete en la discografía del grupo finlandés presenta un folk metal oscuro y épico de principio a fin. La producción es magistral, todos los instrumentos utilizados suenan espectaculares, desde los convencionales hasta los menos comunes que llegan a hacer excelentes arreglos. A pesar de tener un estilo más pesado y oscuro de lo común dentro del folk metal, este grupo sabe implementar melodías y arreglos más alegres que contrastan con la base de su sonido. Esta agrupación conserva muy bien su esencia y con este material demuestra por qué es una de las bandas más importantes dentro del folk metal. Las canciones más destacables de este excelente álbum son: Att Döda Med Sten, Ormfolk y Forsen.

Cosmic World Mother – …And Oceans

Esta banda finlandesa que no conocía hasta el lanzamiento de este disco, regresó con nuevo material después de 18 años de ausencia. Este álbum propone un black metal con toques sinfónicos, melódicos y hasta electrónicos, lo que según he escuchado regresa a sus orígenes dejando de lado el estilo utiizado en sus últimos trabajos. El disco es otro nivel en cuestiones musicales y de producción, todas las atmósferas y arreglos presentados suenan de maravilla, por otro lado, la portada del álbum es una de mis favoritas del año . La labor de Mathias Lillmåns como vocalista es excelente y es aún más destacable cuando tiene semejante trabajo en dos de los álbumes de la lista, eso gracias a que también es el cantante de los anteriormente mencionados Finntroll. Las que me parecen las mejores canciones de este material son: Vigilance and Atrophy, Five of Swords y Cosmic World Mother.

Viperous – Vredehammer

Otro de mis descubrimientos de 2020 fue esta banda noruega, lo cual fue con este, el tercer disco de estudio en su carrera. Su estilo se mueve entre el black y el death metal, combinándolo con elementos electrónicos que le dan un excelente toque a su propuesta musical. Es un álbum muy pesado, acelerado, con riffs sublimes, una bestial batería y un ambiente destructor con el que es muy difícil quedar indiferente. Este material maneja una regularidad que provoca que nunca se vuelva aburrido o cansado, su dinámica simplemente no te deja parar de escucharlo. Casi todas, por no decir que todas las canciones del disco tienen un nivel similar de calidad, sin embargo mis recomendaciones en este caso son: Winds of Dysphoria, Viperous y Wounds.

Thalassic – Ensiferum

El octavo material de estudio icónica banda finlandesa era uno de los que más esperé en el 2020 y definitivamente valió la pena el tiempo de espera. Desde que lo escuché se convirtió automáticamente en uno de mis discos favoritos de este estilo y por consiguiente, de mis predilectos de la agrupación. Todos sus elementos folk y sus arreglos sinfónicos están muy bien logrados y se complementan de manera inmejorable con la base metalera. Algo que me encanta es que a pesar de ser un disco de folk metal, en este material la banda coquetea bastante con el power y heavy metal. Las tres canciones destacadas para este trabajo son: Rum, Women, Victory, Andromeda y For Sirens, las cuales me atrvería a decir que se convertirán en clásicos instantáneos en su discografía.

Obsidian – Paradise Lost

Este puesto se lo lleva el álbum número 16 en la discografía de esta agrupación británica. No conozco mucha música dentro del doom y el gothic metal pero sin duda alguna este trabajo es posiblemente el mejor que he escuchado en este estilo. Sus riffs son sumamente pesados y sombríos, la batería está tan bien que cada uno de sus golpes se llega a sentir, su melodías, solos y arreglos son magníficos y le aportan muchísimo al ambiente que transmite el resto de la instrumental. La producción se siente de muy alta calidad y la voz de Nick Holmes es simplemente magistral, cada uno de sus matices está muy bien logrado y logra transmitir una ola de sentimiento. A pesar de que todas sus canciones son excelentes las tres que recomiendo en esta ocasión son: Forsaken, Ending Days y Ravenghast.

III – Demons & Wizards

Después de 15 años sin material, el proyecto de power metal creado por Hansi Kürsch y Jon Schaffer lanzó su tercer álbum. Cuando se unen estos dos músicos de grupos tan legendarios como Blind Guardian y Iced Earth las espectativas siempre son altas, más aún con lo que han demostrado en sus trabajos previos. El trabajo instrumental es excelente, nos dejá varios riffs memorables, atmósferas oscuras y ciertos elementos épicos que no le pueden faltar a un supergrupo de estas características. La voz de Hansi, como de costumbre, es espectcular y no decepciona en ningún momento. Las canciones destacadas de este esperado trabajo son: Diabolic, Dark Side of Her Majesty y Universal Truth.

Apocalypse & Chill – Delain

El sexto álbum del grupo de metal sinfónico originario de Países Bajos no podía quedar fuera de esta lista. Este material fue de los primeros que escuché en el año, aunque al principio no le puse demasaiada atención, con el paso del tiempo me enteré cada vez de más detalles y me pareció cada vez más bueno. Musicalmente es magnífico y la producción es excelente, es interesante como logra presentar elementos bastante pesados pero a la vez llegar a sonar comercial. No destacar la voz de Charlotte Wessels en este trabajo sería un crimen, es simplemente espectacular, en algunas canciones demuestra de manera excelente su amplio rango vocal y cuando hace algún arreglo extra queda bastante bien. Las tres mejores piezas de este excelente disco son: Burning Bridges, Masters Of Destiny y Legions Of The Lost.

El Baile de los Caídos – Lèpoka

El cuarto álbum de estudio en la trayectoria de esta banda es posiblemente lo mejor que dejó el metal en español durante el pasado año. Este material ofrece un folk metal de muy alta calidad, con influencia de la escena española pero con una esencia muy marcada que el grupo ha ido construyendo con los años. Aunque tienen su base folk metal muy notoria en este disco han añadido ciertos guiños a otros estilos, por ejemplo el ska y la música oriental. En general, este álbum genera un buen humor y un ambiente de celebración, si ya antes de este disco me hubiera encantado estar en una de sus presentaciones ahora con esto mis ganas de concierto han aumentado mucho. Todas las canciones en este excelente y fiestero álbum me gustaron, pero las tres que más destaco son: El baile de los caídos, Heavyátrico y Sombra de libertad.

Soltitude in Madness – Vader

La clásica banda polaca de death metal regresó tras cuatro años sin material nuevo con su disco número 12 y sucesor de The Empire. Es un álbum muy enérgico, con riffs de muy alta calidad y la batería marcando el ritmo de una forma espectacular en cada una de las canciones. Otros elementos a destacar en este disco son el magistral trabajo del vocalista y los veloces solos de guitarra que son simplemente grandiosos. La duración de este material no llega ni a la media hora y sus canciones son muy cortas, pero a pesar de eso todas son muy disfrutables y no se sienten incompletas, aunque al terminarlo no es nada raro tener muchas ganas de repetirlo de inmediato. Las canciones que más me gustaron de este álbum fueron: Shock and Awe, Incineration of the Gods y Bones.

Whoosh! – Deep Purple

Tras una larga trayectoria, la mítica agrupación británica continúa haciendo música llegando a su disco número 21 con este trabajo. A pesar de ser tan legendarios conocía muy poco de su música y lo que había escuchado no era similar a esto por lo que me ha sorprendido. Este disco contiene muchos elementos de la música de los 60s y 70s, época en la surgió el grupo, por lo que inevitablemente me recordó a muchas agrupaciones de esos años. Este disco me encantó ya que sentí que me devolvía en el tiempo a cuando empecé a escuchar rock en general, me recordó a estar descubriendo mis primeras bandas con sonidos de rock clásico y psicodélico. Todo el disco fue como un viaje de nostalgia que disfruté de principio a fin, las tres piezas que me gustaron más fueron: Throw My Bones, Nothing at All y Dancing in My Sleep.

Música – Saurom

El décimo álbum de la agrupación española llega después de tres años sin material, siendo el sucesor de La Magia de la Luna. En este disco el grupo continúa con su estilo basado en el folk metal, aunque se nota cierta exploración hacia otros estilos en una que otra de las canciones. En este material hay de todo, canciones enérgicas, baladas, buenas melodías, un ambiente interesante y hasta canciones un tanto cómicas. Aunque el disco me gusta mucho, veo necesario decir que en cierto punto pierde un poco la dinámica, pero omitiendo este detalle es bastante disfrutable. De las 15 canciones que contiene este material, las que más destaco son: Amanecer, El Lazarillo De Tormes y Fiesta De La Cerveza.

Post Human: Survival Horror – Bring Me The Horizon

Para este último puesto de la lista he hecho un poco de trampa ya que este material es considerado como un EP y no como un álbum, pero no podía omitir algo que escuché y disfruté tanto. Antes de este EP había escuchado muy poco de BMTH y me parecía una banda más del montón, hasta que escuché una pieza de este material y todo cambió. En este conjunto de canciones se pueden escuchar muchos estilos, como el metal, rock, punk, electrónica, pop y es posible que se me esté pasando alguno. Este EP me parece un ejemplo de como el rock y metal pueden lanzarse al mainstream y hacerlo bien. Las tres piezas que destaco entre las ocho que contiene son: Parasite Eve, Teardrops y Ludens.

Esos fueron los mejores discos de rock y metal del 2020. ¿Estás de acuerdo con los elegidos? ¿Cuál fue tu favorito?

Deja tu opinión en los comentarios y compartelo con tus amigos.

También puedes ver mi lista con los mejores discos del 2019.

Síguenos en Instagram y en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *